LINCOLN’S ROUTE – CHAPTER II

El viaje a la “ciudad de los vientos” estuvo lleno de visitas a lugares llamativos y momentos emocionantes. Una de sus primeras paradas fue en medio del Lago Michigan de la parte de Chicago, en donde cientos de diferentes especies y miles de animales acuáticos maravillaron la vista de todos en el Shedd Aquarium. Después, disfrutaron de un entretenido viaje en bote atravesando el lago y los canales de la ciudad.

En estos dos días también fueron a lugares como Millennium Park, El Instituto de Arte, Cloud Gate (The Bean) y Skydeck (Willis Tower), ¡en donde fueron asombrados por una increíble vista en la cima de uno de los edificios más altos del mundo! “Una vez más tuvimos la gran oportunidad de ir y ver y aprender no tan sólo de la vida de Lincoln sino también de la historia, arte y cultura de todo el mundo”, afirma Miss Ilse Altermatt..

Una vez que llegaron al centro de Chicago, a los alumnos se les dio tres horas de libertad para explorar la ciudad solos. Nadie vigilándolos, ni pidiendo explicaciones ni diciéndoles lo que tenían que hacer. En grupos de a tres y cuatro fueron libres para irse de compras y descubrir lo que quisieran. “Este viaje definitivamente nos ayudó ser más independientes, a aprender a estar solos”, explica Javiera Fernández (9°B Chicureo).

Las salidas a comer a distintos restaurants también fue uno de los puntos destacados del viaje. Exquisitos mariscos, deliciosos sándwiches de la casa, pizza estilo Chicago (deep-dish pizza) y sabrosos tacos fueron algunas de las comidas que este grupo Lintac fue probando en el camino, aunque seguramente nadie comió mejor que Alfonso Pinto (9°B, Lo Barnechea) durante el viaje. En la noche que fueron por una parrillada local, le había comentado a Sir John que no se sentía muy bien y que no podía unirse al grupo. “Le dije que iríamos a comprar una bebida al lado, pero en realidad fuimos por unos burritos y unos tacos. Cuando volvimos los llevábamos abrazados a nosotros, para que Sir John no se diera cuenta”.

Después de haberlo pasado increíble en Chicago, la próxima parada en el Lincoln’s Route fue a Washington D.C.: el corazón y la capital americana de sitios históricos y emblemáticos. El Teatro Ford, La Casa Blanca, museos, el Monumento a Washington y varios memoriales como el de Lincoln, Vietnam y Jefferson fueron los lugares que visitaron. Todo eso en una jornada.

Estos estudiantes de enseñanza media estaban muy deseosos por aprender. Se despertaban antes del amanecer y generalmente no se acostaban antes de la medianoche. “Todos los días aprendíamos algo nuevo y no hubo un día en el que lo pasáramos mal”, dice Josefa Viotti (10°B, Lo Barnechea).

Siempre tenían con ellos una guía de estudios que debían completar cuando visitaban algún lugar que tenía relación con la vida y obra de Lincoln. Sir John estaba orgulloso de ellos, dado que estaban representando los valores del colegio.

Lincoln’s Route continuó a Gettysburg, entrando en su recta final pero aún con muchos momentos emocionantes por venir…